SOBRE NOSOTROS

Autos Zippo


El Automovil Zippo

Zippo Car

A finales de la Segunda Guerra Mundial, Zippo se había convertido en un tesoro nacional. Tratando de sacar provecho de la buena voluntad que los estadounidenses sentían hacia los encendedores Zippo, su fundador George G. Blaisdell decidió salir a las calles de Estados Unidos a vender encendedores Zippo. ¿Qué mejor manera de hacerlo que con un producto móvil - un vehículo que fuera inmediatamente reconocible como representación del icónico encendedor Zippo?

Blaisdell envisionó un coche que se pareciera a un encendedor Zippo. Contrató a Gardner Display de Pittsburgh para diseñar el vehículo, un Chrysler Saratoga 1947 con encendedores gigantes encima del techo, completados con llamas de neón extraíbles. Las tapas de los encendedores se cerraban para viajar. La palabra Zippo fue pintada en el lado, en oro de 24 quilates. El coche Zippo fue un éxito, encabezando desfiles y eventos especiales.

En los dos años siguientes a su creación, el coche de Zippo viajó a los 48 estados continentales de EE.UU. y participó en todos los desfiles en la nación, pero este notable coche tenía algunos problemas. El peso de los encendedores gigantes ejercía una enorme presión sobre los neumáticos, los cuales estallaban fácilmente. El guardabarros blindado hacía imposible levantar el coche con el gato para un cambio de neumáticos.

Zippo Car

A principios de 1950, Blaisdell pidió que el coche le fuera devuelto a Bradford para una revisión. Pero el coche fue llevado a un concesionario Ford Pittsburgh para su renovación - lo que habría resultado demasiado costoso. El entusiasmo se desvaneció. Años más tarde, cuando Zippo trató de hallar el paradero del coche, no lo pudo encontrar.